lunes, 16 de julio de 2012

Adiós papá

Carta que leí en la despedida de mi padre y en la que él me dio fuerza para poder leerla sin derrumbarme.


Querido padre hoy estamos todos aquí reunidos para decirte adiós, aunque tu nunca te iras de nuestras vidas porque vivirás siempre en nosotros.
Tus nietos Juan, Mª Carmen, Borja, Manoli y Jordi están y han estado siempre  contigo para ellos has sido un abuelo ejemplar, un abuelo que les has dado mucho amor y que están felices de que hayas dejado de sufrir.
Tu sobrina Lali lamenta tu marcha pero está feliz de que hayas descansado estuvo a tu lado hasta tu último suspiro y siempre te recordará.
Papá ahora quiero hablarte yo, eres mi referencia, mi ejemplo a seguir, yo… quiero ser como tú, con ese corazón tan enorme y bueno que tienes.
Papá quiero recordarte siempre con tu sonrisa, siempre dispuesto hacer un favor a quien te lo pidiese, a ayudar siempre a tu familia y amigos.
Papá has sido el mejor padre del mundo, tus últimos meses de vida lo has pasado mal porque ya no podías hacer las cosas tu solito y eso te ponía de mal humor, pero sabes que nosotros te ayudábamos con mucho amor y felicidad, tú creías que nos estabas dando mucho trabajo pero no era así, nosotros tus nietos, tu mujer y tus hijas lo hacíamos con todo el amor que tu nos has dado y cariño como tú nos has enseñado que se hacen las cosas.
Papá tú sabes que no he sido sincera contigo que no te he dicho la verdad, pero no te enfades conmigo por favor lo he hecho por ti por no hacerte sufrir más. Ahora ya sabes… porque seguro que ella te estaba esperando lo que te he ocultado. Perdóname padre.
Quico, Quiquillo como te llamaba muchas veces, ahora tú desde el cielo has de cuidar de nosotros sobre todo de mamá, para ella eras su vida y ahora le faltas tú, su ilusión de vivir, pero los que nos quedamos aquí la vamos arropar y amar mucho para que tu ausencia sea lo menos dolorosa para ella. Después de 61 años juntos, toda una vida, para ella va a ser muy difícil seguir viviendo sin ti, sin tus mimos, sin tu amor, sin tus cuidados, hasta el último día de tu vida te has estado preocupando por ella.
Papá no te puedes imaginar cuantas personas han venido a decirte adiós, cuantos amigos están aquí contigo.
Tus yernos te quieren, tus hermanos lloran tu ausencia, tus sobrinos te admiran, tus cuñadas te echan de menos.
Vas a ser bisabuelo papá de dos bebes a los cuales les explicaremos todas tus bondades y lo feliz que te pusites al saber que Juan y Manoli iban a ser papas.
Papá me has dejado un vacío enorme con tu ausencia, pero soy feliz porque ya has descansado y ahora estás con tus seres queridos que se fueron antes que tú y que ahora estarán felices de tenerte con ellos.
Descansa en paz Quico.
Amalia.