jueves, 26 de noviembre de 2015

Un puñado de risas esconde mis penas.

Hoy he leído un precioso cartel con el cual me he sentido muy identificada. A mí me gusta que la gente me vea siempre sonriente y feliz aunque por dentro tenga una gran pena y dolor, siempre he pensado que antes que me tengan "pena" prefiero que me tengan "envidia" y eso no es bueno, porque agota mucho estar siempre feliz y sonriente cuando lo único que querrías sería llorar.
Yo sé por propia experiencia lo que puede suceder cuando vives una vida de mentira y la verdad es que llega un día que todo explota y es muy difícil seguir fingiendo.
Os dejo la cita tan bonita que he encontrado y a quienes estén pasando un mal momento como estoy pasándolo yo, les deseo muchos ánimos y saldremos adelante.