martes, 26 de enero de 2016

Mi nueva prima

El día puede amanecer oscuro y triste y simplemente una frase, un comentario puede cambiar completamente el color del día.
Y eso es lo que me a mí me a ocurrido, me levante sin muchas ilusiones. Pero el comentario de una persona maravillosa me hizo coger ilusiones para varios días.
Mi prima tiene una íntima amiga llamada Rosa, esa amiga de mi prima es conocida mía desde hace mucho tiempo, no puedo decir que sea mi amiga porque aunque nos hemos tratado muchas veces nunca para coger una confianza extrema. Yo sé que Rosa me tiene aprecio porque así me lo ha hecho saber mi prima y yo también le tengo aprecio y cariño por lo que se preocupa por mi prima.
Rosa es psicóloga como mi prima y el otro día le pregunté una palabra que no entendía de un informe que ha elaborado Silvia, mi psicóloga, ya sabéis que una psicóloga no puede tratar ni a familiares ni amigos porque no sería imparcial. Por eso yo no acudo ni a mi prima ni a Rosa como psicólogas.
Las psicólogas igual que los médicos usan unas palabras muy raras que para mí que no he ido a la universidad me suenan a "chino", así que le pregunte que quería decir un comentario que no entendía y a Rosa le falto tiempo para tiempo para contestarme y explicármelo con palabras corrientes que las que no hemos ido a la universidad entendemos.
Yo le contesté rapidito también y le dije: Gracias, es un honor para mi tener una amiga como tú. Era realmente lo que sentía y era mi forma de agradecerle el rato perdido conmigo explicandome esas cosas que yo no entendía.
Pero aún Rosa me tenía que dar una gran sorpresa que me alegro el día. Me contesto y su respuesta fue tan bonita que al leerla me emocione  y algunas lágrimas salieron de mis ojos.
Rosa me contesto: Qué amiga, ni amiga... si tu prima es mi hermana tú eres mi prima.
Esa frase tan sencilla pero tan cargada de cariño me hizo ver que vale la pena vivir para tener primas como Rosa.
Ya está que me estoy poniendo muy ñoña recordando esto y es que cuando una está de bajón como estoy yo, cualquier palabra dicha con cariño y amor significa una alegría.
Y ahora le digo a Rosa: Es un honor y un placer tener una prima como tú. 
Y no te enfades Rosa si lees esto pero mi Lali sigue siendo mi prima preferida.
Gracias Rosa por ser mi nueva prima,