viernes, 19 de febrero de 2016

Rueda de reconocimiento

Últimamente no tengo mucho que contar porque mi vida es muy sencilla y no me ha ocurrido nada especial.
Pero hoy buscando en mi baúl de los papeles he encontrado una citación de hace unos meses y os voy a contar lo que me pasó.
Iba yo bien tempranito a coger el tren, aquí hago un inciso, cuando lea esto mi vecino uno que es muy simpático dirá: "Ya está la Amalia cogiendo el tren, que fuerza tiene" y es que cada vez que me lo encuentro y le digo: voy a coger el tren para ir a trabajar, él me comenta: "No me lo creo, tú no tienes tanta fuerza para poder coger un tren". Así que tendré que usar otra palabra para decir que voy a coger el tren.
Bueno continuo con mi historia, iba a bajar las escaleras de la estación cuando me paran dos Mossos de Escuadra, y me preguntan: Buenos días,¿quiere usted colaborar con nosotros? A esa hora de la mañana que iba medio dormida y que te pregunten eso pues contesté rápidamente: "Sí". Como para decirle a los Mossos que no quieres colaborar con ellos. Me preguntan el año que nací, le contesto el año 1960, "perfecto me dicen ellos". Sacan unos papeles y me preguntan mis datos, yo, allí parada y seria contestando sin saber para qué era. La gente seguía bajando las escaleras de la estación y me miraban y seguro que algunos pensaron: ¿Qué habrá hecho esta mujer? Menos mal que creo que no paso nadie conocido. Al final me dan un papel para que firme y me dicen: "Tiene usted que presentarse tal día en los juzgados para rueda de reconocimiento". Que nervios me entraron, Tenia muchas preguntas para hacerles pero iba a trabajar y  si me paraba más rato iba a llegar tarde al trabajo, así que cogí mi copia de lo que había firmado y me fui.
Cuando llegué a trabajar lo único que hacía era preguntar a mis compañeros  si alguno le había pasado lo que me había ocurrido a mí esa mañana, la respuesta de todos era: "No". En los días posteriores se lo preguntaba a todas las personas que conocía y nadie sabía que eso podía ocurrir. Yo les decía pues... ya veis, va una tan tranquila por la calle, te paran y te dan un papelito para que vayas a una rueda de reconocimiento porque te pareces a una presunta que habrá hecho algo ilegal. Con el montón de gente que debe haber como yo, morena, pequeñita y de unos 50 años me tuvo que tocar a mí.
Pregunté a unos Mossos con los cuales tengo  amistad y me tranquilizaron, diciendo que no me iba a pasar nada. Mi preocupación era que la persona que tenía que identificar a la presunta se equivocase y dijese que era yo, y yo tuviese que demostrar mi inocencia, pero mis conocidos Mossos me dijeron que eso nunca podía ocurrir porque en sus papeles yo constaba como colaboradora.
Llegó el día, me dieron fiesta en el trabajo porque es legal que no vayas a trabajar ese día, y a las 11h. estaba yo en los juzgados, me acompañó mi hijo y Joan. Me mandaron a una ventanilla donde tuve que entregar mi DNI ¡y se lo quedaron!, ya no me podía escapar del juzgado. Esperamos mucho tiempo hasta que me llamaron, eramos seis mujeres, nos pasaron a una sala estrecha acristalada por delante y numerada del 1 al 6 en la pared. Yo deje pasar a todas y me quedé la última, la número 1 y al lado de la puerta para ser la primera en salir. No duró nada el reconocimiento, llegó una señora le dijeron: "¿Reconoce usted a alguien? Contesto: "No" y nos hicieron salir, nos entregaron el DNI y ya está.
Ya colaboré con la justicia, espero no volver hacerlo porque aunque ahora lo cuente como una anécdota no es nada agradable. Además que yo ya he colaborado muchas veces, tres veces en una mesa electoral y una vez en un juicio popular de un asesinato. Ya está bien, ahora que vivan esas cosas otras personas.