domingo, 15 de enero de 2017

Voy a cambiar

Mi último día de nochevieja me abrió los ojos, fue una noche normal y corriente aunque mis amistades y familia piensen que estaba feliz y contenta y yo para que no sospechasen que no era feliz, me puse a enviar mensajes de "Feliz año" a todos, conocidos, amigos y familia.
Ahí estaba yo con el móvil entre mis manos enviando wassaps, felicitando por facebook, instagran etc. brindé, sonreí y me comí las uvas. 
Solamente yo sé cómo me sentía verdaderamente y la verdad es que me sentía como una mierda. Pero eso no podía contarlo, yo tenía que demostrar a todos que era muy feliz.
Me he esforzado mucho por hacer creer a los que me rodean que soy feliz, inmensamente feliz, que mi vida es un cuento de hadas y creo que lo he hecho bien, porque se lo han creído. tengo que felicitarme por lo buena actriz que soy.
Pero ya me he cansado de hacer este papel, ¿Qué sabe nadie cómo me siento? Qué le importa a la gente si soy feliz o no. 
Yo tampoco he dado oportunidades para que nadie se acerque a mí y me pregunte cómo estoy. Una persona parlanchina y siempre sonriente no puede tener ningún problema. Eso deben pensar los que me conocen.
Nadie se ha preocupado en saber si detrás de esa sonrisa se oculta tristeza, ansiedad, miedo etc. Nadie. Si me ven sonreír para qué preocuparse de mí.
Yo, solo yo soy la culpable, si alguien se ha acercado alguna vez a preguntarme ¿Cómo estás? yo siempre con mi sonrisa le contesto: Muy bien. No puedo culpar a nadie.
Nunca he querido ser la "mujer triste" y he gastado muchísima energía en aparentar lo que no soy. Pero estas fiestas pasadas de Navidad donde todos nos volvemos tan buenos, todos nos queremos mucho, todos somos solidarios y queremos colaborar con las personas mas desfavorecidas me han hecho ver la realidad. 
Y si cuando me vuelvan a preguntar ¿Cómo estás? Yo les respondo: Pues estoy realmente mal. ¿Qué pasaría entonces? Dejaría de ser la mujer sonriente y feliz que creen todos que soy. 
¿Y eso a mí qué debe importarme?, Nada, lo que piensen de mí las personas que no han vivido lo que yo he tenido que vivir, no me importa absolutamente nada.
Por eso estoy pensando en cambiar, por mi bien, voy a dejar salir mis sentimientos y si un día no me apetece sonreír pues no lo voy hacer. Voy a dejar de gastar mi energía en ser una falsa. ¡Hasta aquí hemos llegado!.
Si me ven un día triste, que la gente piense de mí lo que quiera, total, nadie va a llorar conmigo, bueno... miento habría algunas personas que realmente me quieren y yo quiero que si llorarían conmigo. Solo me importa esas personas.
Hoy he decidido dejar de ser actriz y pasar a ser una mujer normal y corriente, jejeje, no sé si lo voy a conseguir después de tanto tiempo haciendo el papel como actriz de mujer feliz y contenta, pero lo voy a intentar.
A partir de hoy me declaro una mujer normal y corriente con sus días felices y sus días menos felices.