martes, 14 de junio de 2016

Cómo avivar la llama del amor.

Cuando ya llevamos muchos años de relación con nuestra pareja, se pierde la pasión y eso no está nada bien, se convierte en rutina nuestra relación y no podemos permitir que eso ocurra.
¿Qué podemos hacer para avivar la llama del amor? Pues mirando por internet he encontrado unos consejos que me han parecido fantásticos, y que todas y todos podemos poner en practica.
Empecemos por esta idea: Es que simuléis vuestra primera cita. Sí, sí: ¡has oído bien! Quedad en un punto neutro (restaurante, parque, etc.) y haced como si no os conocierais, explicando vuestra vida, vuestros gustos y aficiones, etcétera. Esto dará pie a un proceso de coqueteo y seducción muy divertido, además de recordar por qué os enamorasteis tanto el uno del otro. Despues de muchos años de convivencia, vamos hacer como si nos acabásemos de conocer. Qué idea más bonita!!!

Segunda idea maravillosa: Puedes volver a conseguir pasión y romanticismo en tu pareja explotando tu lado más enamoradizo y, sí, siendo incluso un poco "cursi". A todo el mundo le gusta que, de vez en cuando, le digan palabras bonitas, le den atención y consigan dibujarle una sonrisa de rubor y felicidad, por tanto, no tengas miedo con esto y, de vez en cuando, sé romántico/a: envíale un mensaje bonito del estilo "No puedo dejar de pensar en ti", "Me muero de ganas por verte", "Te quiero tanto que estallaría de amor", etcétera. ¿Bonita verdad? Pues adelante vamos a escribir mensajes tiernos y románticos.
Ya no solemos escribir cartas, Internet, los correos electrónicos y los wassap nos han facilitado la vida. Pero ¿no os gustaría recibir una carta romántica de esa persona a la que amamos? pues vamos a escribir. Puedes sorprenderle un día con una carta romántica en el buzón. Unas palabras bonitas que quieras dedicarle, un cuento sobre vuestra relación, ¡o lo que se te ocurra! Unas palabras preciosas que le harán enamorarse más de ti y sentirse muy especial.

Más ideas: Muchas veces la rutina, el cansancio o las obligaciones hacen que no pasemos suficiente tiempo con nuestra pareja y que los días vayan pasando sin darnos ni siquiera cuenta. Por este motivo, para luchar contra la monotonía, una buena idea es programar un día a la semana solo para vosotros y, ese día, uno de los dos se encargará de planear la cita, de esta manera, conseguimos que los dos estéis implicados en el porvenir de vuestra relación y que, además, disfrutéis de momentos divertidos, diferentes y tengáis ganas de pasar más tiempo juntos. 
Vamos a escoger un día de la semana para pasar un rato juntos, sin hijos, sin problemas, solo los dos, podemos preparar una cena romántica con velas, música y lo que menos nos debe importar es la comida, vamos a vivir ese momento dulce y agradable con nuestro amor.

Ahora después de esa linda cena, vamos a hablar puramente del terreno sexual. Para avivar la llama del amor en la cama es importante intentar escapar, lo máximo que puedas, de la rutina y el aburrimiento. Por eso, lo más recomendable es que cultives tu lado más espontáneo y sorprendente dejando atrás las "citas sexuales", es decir, el sábado por la noche, el viernes por la tarde, etcétera, y sorprendas a tu pareja cualquier día de la semana, en cualquier momento y lugar para conseguir excitarle.
Eso no quiere decir que hagáis el amor en todas las esquinas sino que avives su deseo y excitación sexual en cualquier ocasión. Un tocamiento sutil, un beso húmedo o una confesión sexy en el oído pueden ser suficiente para añadir esa parte picante a vuestra relación y conseguir que el sexo vuelva a ser toda una aventura.
El juego de los roles sexuales también es una técnica muy divertida para conseguir vivir una experiencia sexual diferente. Este juego consiste en que cada uno de vosotros se transforme en otra persona, la que vosotros queráis, podéis simular tener una cita a ciegas y fingir ser otra persona diferente, con otro trabajo, otro nombre y, en general, otra vida.
También podéis probar con disfraces sexys como, por ejemplo, el de enfermera, el de policía, el de bombero, el de colegiala, etcétera, es otra forma más erótica y picante de jugar a este juego y conseguir cumplir alguna de vuestras fantasías. Da rienda suelta a tu imaginación y disfruta de una experiencia diferente e impresionante.

También es importante ser generoso en el sexo y no siempre esperar que todos los encuentros terminen en coito. Dar placer al otro porque sí, porque te apetece hacerle feliz, es también una manera muy picante de conseguir avivar la llama del amor y evitar que la rutina se instaure en vuestras prácticas sexuales. Por tanto, puedes sorprenderle un día mientras estáis viendo la televisión con una sesión de sexo oral o unos tocamientos que le pongan a mil y en los que tú no pidas nada a cambio.
Vamos a salir de la monotonía y vamos a introducir  cosas nuevas a nuestras relaciones sexuales, podemos añadir una dosis de picardía a nuestros  encuentros probando nuevas posturas que sean más excitantes y diferentes a las que nunca hayamos probado. También puedes hacerte con juguetes eróticos divertidos como, por ejemplo, esposas, dados del Kamasutra, vendas para los ojos, vibradores, etcétera.
Abre tu mente a nuevas experiencias e introduce en vuestra cama nuevas formas de placer para, así, conseguir que la pasión vuelva a hacerse dueña de la habitación. Verás lo bien que lo pasáis y las ganas que tendréis de volver a repetir.

Ya tenéis algunas ideas para reavivar la llama del amor, ahora solo falta ponerlas en prácticas y espero que os haya sido útil los consejos.