miércoles, 4 de noviembre de 2015

Mi cuerpo...



Hoy estoy muy contenta porque he hecho una cosa que llevaba mucho tiempo deseando hacer y por fin hoy me decidí y ya tengo mi carnet de donante del cuerpo para la ciencia.

Yo hacía muchos años que tenía decidido hacer esto con mi cuerpo, pero fue a raíz de los cuatro fallecimientos seguidos que hubo en mi familia cuando me di cuenta que tenía que hacerlo sin falta.
No quiero que mi hijo y demás familiares tengan que pasar un mal día velándome en el tanatorio donde acuden personas que hacia tiempo que no tienen relación con el fallecido. El tanatorio es un lugar de encuentro de personas que hace mucho que no se ven y encuentran el lugar ideal para ponerse al día de sus vidas, olvidándose de que han acudido al tanatorio para despedir a un amigo o conocido.
Así pienso yo, sé que muchos no compartiréis mis pensamientos, ni en mi propia familia están de acuerdo con lo que he decidido hacer hoy.
Una vez haya muerto mi cuerpo no sirve para nada, lo que queda es el alma y mi alma se irá con mis familiares que partieron antes que yo, pero ¿mi esqueleto que? y si ¿mi esqueleto puede ayudar a estudiantes de medicina?, pues por lo menos seré algo útil aún muerta.
Yo estoy contenta por lo que he hecho hoy y al igual que yo respeto a las personas que no están de acuerdo con mi decisión espero que todos respetéis la decisión que yo he tomado.