domingo, 11 de febrero de 2018

Gracias a mis luces

Como acompañante de un paciente de larga estancia en el Hospital Universitario de Bellvitge quiero dedicar esta carta a las luces que han alumbrado mi estancia en el hospital.
A las enfermeras/os y auxiliares de la planta 13 unidad 1 que sin ninguna obligación por su parte han cuidado de mí.
A esas luces que han alumbrado mi camino durante meses en ese hospital y que ya forman parte de mi vida quiero decirles gracias, gracias y gracias.
Gracias por esos días que yo tenía de bajón y que tú me has abrazado y sin decir ni una sola palabra me has dicho tantas cosas con ese abrazo; adelante, todo va bien, no te desanimes, estoy aquí para lo que me necesites.
A ti que cada tarde para hacer mi estancia más llevadera me traías un café y un paquetito de galletas.
Tú que cuando me has visto con lágrimas en los ojos por lo duro de la situación que estaba viviendo me has cogido las manos y con tus ojos vidriosos y a punto de llorar también me has dicho: “sé fuerte”.
A ti querida amiga que en esos duros momentos que nos han tocado vivir juntas, me has sacado de la habitación, me has llevado al office y me has hecho una tila, mientras más personal del hospital lo cuidaban a él.
A ti que me has mandado a que me diese el aire y estirara las piernas y me has dicho bajito y al oído: “yo cuido de él” te irá bien un poco de aire fresco.
A las que os he pedido un abrazo porque me sentía sola y derrumbada y jamás me habéis negado ese abrazo que tanta fuerza me ha dado en ese momento.
A ti que cuando él se ha puesto nervioso me has echado de la habitación y te has quedado consolándolo a él mientras yo lloraba en el pasillo.
También nos hemos reído muchas veces, una risa maravillosa contando historias y chistes.
A ti que me has enseñado los cuidados que tenía que tener cuando nos fuésemos a casa y yo con lágrimas en los ojos te decía: “no voy a ser capaz” y tú me has respondido: “serás capaz, podrás hacerlo”.
A ti que cuando le tenías que poner una vía y como sus venas no son muy buenas y después de intentarlo varias veces sin poder, con tristeza has dicho: “no puedo pincharte más” que venga otra compañera y te he visto salir de la habitación triste a buscar a otra compañera porque tú ya no querías hacerle más daño, no es culpa tuya son las venas de él.
A mis luces de las noches, “mis estrellas” que os habéis preocupado de que no pasase frio trayéndome mantas.
A ti que cada noche cuando repartías el resopon jamás te olvidaste de mí y de traerme un café.
A mis amigas de la noche que siempre han tenido un ratito para hablar conmigo y así hacerme la noche más soportable y me habéis dicho: “Tú duerme, que nosotras entramos a menudo para ver cómo está, tú no te preocupes, descansa
He pasado con vosotras/os Navidad, Año Nuevo y hasta mi cumpleaños. No es el lugar más adecuado para decir que he sido feliz, muy feliz en un hospital, pero sí y lo digo llena de orgullo que he sido muy feliz con vosotras/os que os habéis convertido en parte de mis amigas, que jamás voy a olvidar estos meses que hemos compartido juntas.
Qué nunca en mi vida oiga hablar mal de enfermeras y auxiliares porque os defenderé con uñas y dientes.
Porque sois muy  humanos y aunque es vuestro trabajo a veces hacéis más de lo que debéis, no os importa salir más tarde si un enfermo os necesita, porque tenéis un corazón enorme y unos sentimientos preciosos.
Ahora que estoy en mi casa os echo de menos, con muchas estoy en contacto por teléfono y me alegra saber que estáis muy bien. Ya no sois simplemente enfermeras, ya sois mis amigas.
Mientras mi cabeza os recuerde y mi corazón siga latiendo siempre seréis unos “ocupas” en mi corazón.
La planta 13 unidad 1 del Hospital Universitario de Bellvitge tiene el mejor personal sanitario del mundo.
Os quiero amigas/os.

Amalia.


jueves, 21 de diciembre de 2017

Mi reto contra el cáncer

Ahora que estamos en unas fechas nostálgicas, solidarias, llenas de amor vamos hacer algo por todas esas personas que están pasando un mal momento por culpa de un bichito llamado cáncer que nos arrebata a personas que queremos.
Por eso cada vez que compremos un regalo pensemos en esas personas que están sufriendo esa enfermedad y donemos 1,2,3, 10, 20€ lo que podamos y así conseguir investigar y erradicar esa enfermedad.
Gracias a todos los que colaboréis.
Amalia.

Aquí podéis colaborar

lunes, 18 de diciembre de 2017

Paula

Para mi Paula, mi amiga enfermera que es un amor de mujer.
Gracias por todo el cariño que nos das.








viernes, 18 de agosto de 2017

Barcelona y Cambrils os quiero

Muchas veces he paseado yo por la Plaza Catalunya y Ramblas de Barcelona, ayer podía  estar paseando por esos sitios maravillosos de Barcelona y ser  una de las víctima del atentado que ocurrió. 
No me explico que consiguen con estos actos terroríficos y muertes de personas inocentes que lo único que hacían era disfrutar de una tarde soleada hasta que ellos esa tarde soleada la transformaron en una tarde gris de llanto y dolor.
En Cambrils he pasado durante muchos años mis vacaciones estivales y me encanta ese pueblo, un lugar tranquilo y con gentes maravillosas. Anoche ese pueblo dejó de ser tranquilo y vivió el pánico de unos indeseables que alteraron la tranquilidad y felicidad de Cambrils.
Desde aquí me uno al dolor de las personas afectadas y deseo que la Paz reine en el mundo entero.