domingo, 7 de mayo de 2017

Feliz día de la madre

Hoy es el día de la madre y desde aquí quiero felicitar a todas las mamás, y en especial a la mía que vive en el cielo.
Te quiero mamá, feliz día de la madre.



viernes, 28 de abril de 2017

Felicidades mamá.

Hoy es tu cumpleaños mamá y como todos los días he pensado en ti.
Mi regalo de cumpleaños es esta carta escrita con todo mi amor.
Sabes mamá me gusta pensar que voy a volver a verte, no sé en qué lugar, ni si será verano o invierno. No sé si será hoy, mañana o dentro de un tiempo.
Solo pienso que voy a volver a verte y de nuevo nos vamos a besar y abrazar y ya no nos vamos a separar.
Me gusta pensar que voy a verte de nuevo.
Te quiero mamá.
FELICIDADES!!!



miércoles, 19 de abril de 2017

4 costumbres que siembran riqueza en nuestra mente



Uno hace su propia vida, eso es muy cierto. Nacemos con ciertos componentes, pero cada uno va diseñando su forma de afrontar las situaciones y modo de ver el mundo. En simples palabras los humanos somos seres de costumbres, comenzamos y dejamos de hacer algo en la medida que lo requerimos, lo disfrutamos, lo sentimos. Les dejamos 4 costumbres que al realizarlas siembran mucha riqueza en nuestra mente, dándonos una mayor perspectiva y calidad en nuestro diario vivir. 

1. Costumbre de agradecer y no autocompadecerse


Para crecer y enriquecernos como personas, en primer lugar tenemos que agradecer todo lo que hemos logrado. Desde el simple cotidiano, incluyendo el trabajo, familia, amigos, todo necesita ser valorado en su momento. Si bien es cierto que en ocasiones estaremos insatisfechos con alguno de estos aspectos, no debemos permitir que la autocompasión o quejas llenen nuestros días, pues lo único que lograremos es quedarnos en ese lugar viendo todo gris, e incluso perdiendo la simpatía de los demás. Veamos las situaciones con altura de miras, activos y dispuestos a cambiar los momentos para nuestro favor. 

2. Costumbre de saber utilizar el dinero y no darle más importancia de la que tiene

Nuestra  vida no puede girar en torno al dinero. Vivimos gracias a él, es cierto, pero no es lo fundamental para garantizarnos felicidad y tranquilidad. Los sociólogos aseguran que al responder a la pregunta ¿qué necesitas para ser feliz? las personas con una mentalidad de pobreza empiezan enumerando los bienes materiales, mientras que aquellos con un punto de vista mejor enfocado mencionan el amor y la amistad en primer lugar. Lo interesante es que este último tipo de personas rara vez habla de cuentas bancarias porque piensan que la riqueza se mide en la capacidad de generar ingresos y tener visión. Lo importante es saber balancear nuestros gastos, mimarnos de vez en cuando, y tener claro que se puede tener una vida armoniosa sin pensar en los extremos de pobreza o riqueza monetaria. 

3. Costumbre de hacer lo que te gusta


Es fundamental tomar en cuenta los sentimientos que hay en nosotros cuando nos ocupamos de asuntos que nos gustan e interesan. Los psicólogos afirman que las personas cuyos empleos no les satisfacen están potencialmente programados para la llamada “mala suerte“. Para desterrar esa costumbre es necesario hacer no lo que alguien más necesita, sino lo que más nos produzca satisfacción. Hagamos lo que hagamos, siempre intentemos hacerlo con gusto, así el trabajo se nos alivia y genera una sensación de placidez permanente. 

4. Costumbre de tener una buena relación con nuestros cercanos

La familia es nuestro primer grupo humano de contención y cariño, que  será complementada más tarde por los amigos. Por lo mismo es crucial tener buenas relaciones con todos aquellos, pues de lo contrario se generan distancias, “tabúes” mentales y un malestar que podría llegar a convertirse en un dolor y rabia permanente. Para no caer en la pobreza mental, que a su vez no permite ningún tipo de cambio ni perdón, cualquier tipo de problema con nuestros cercanos debe conversarse y sanarse. Ya que el nido de afectos que generamos en esta vida viene creado desde la familia, y luego dará sus frutos gracias a nuestros amigos.



viernes, 14 de abril de 2017

Siete costumbres que generan pobreza

Nuestras costumbres influencian nuestro estado físico y emocional, además de programar nuestro comportamiento que acaba por definir nuestra vida. Hay hábitos de los que sería mejor olvidarse, evitar a como dé lugar. Algunos de ellos son los siguientes:

1. La costumbre de auto compadecerse
Las raíces de la pobreza empiezan a crecer cuando la auto-compasión y brotan las quejas acerca de lo "miserable" de tu vida. No tienes la figura que deseas, no tienes los ingresos que querrías, la educación que recibiste no es la que necesitabas, tu casa no es como la de la revista, el clima de hoy no te agrada, el vendedor en la tienda no te escuchó como debía, y todo, absolutamente todo a tu alrededor puede ser un motivo para sentir lástima de ti mismo y quejarte de tu mala suerte. 
Entre tanto, las personas que tienen la costumbre de autocompadecerse van perdiendo la simpatía de quienes los rodean. Y es que claro nadie quiere compadecerse eternamente de alguien así, con una vida llena de malas noticias. Nadie espera nada de un hipocondríaco crónico, se sabe que lo único que puede hacer es gimotear y por eso tampoco es común que se lo invite a nada ni se le tenga en cuenta. Para alguien así es muy difícil entablar relaciones personales que a su vez son muy importantes para forjar una carrera y conseguir un trabajo interesante. Autocompadecerse es la mejor manera de ganarse un sueldo miserable y tener una vida gris. 

2. Costumbre de ahorrar en todo
Si en la tienda siempre vas en busca de la sección de rebajas, si piensas que les pagan más a tus colegas del trabajo aunque trabajen menos; si nunca le prestas nada a nadie, no dejas ni la más mínima propina a los camareros eso significa que la costumbre de la pobreza ya ha hecho nido en tí.
Los analistas dicen que intentar economizar en todo está lejos de ser signo de ahorro razonable y por el contrario es un síntoma de que la persona es incapaz de balancear sus gastos y sus ingresos. 

3. Costumbre de medir todo en dinero
Sólo las personas en cuyas mentes crece la pobreza piensan que la única manera de ser feliz es tener un salario con gran cantidad de ceros y que no hay lugar para la alegría si no se tiene ropa cara, casa propia y un automóvil de alta gama. Los sociólogos aseguran que al responder a la pregunta ¿qué necesitas para ser feliz? sólo aquellos con una mentalidad de pobreza empiezan enumerando los bienes materiales, mientras que aquellos con un punto de vista mejor enfocado mencionan el amor y la amistad en primer lugar. Lo interesante es que este último tipo de personas rara vez hablan de cuentas bancarias porque piensan que la riqueza se mide en la capacidad de generar ingresos y tener visión. Una persona verdaderamente exitosa no depende del tamaño de su saco de oro. 

4. Costumbre de entrar en pánico cuando el dinero se acaba.
Si con sólo pensar que se puede ser parte de la próxima oleada de despidos el pulso se acelera eso puede ser un síntoma de una mente programada para la pobreza. La verdad es que el dinero es un fluido que va y viene.

5. Costumbre de gastar más de lo que se gana
Si trabajas en dos lugares pero aún así no te alcanza el dinero es hora de cambiar algo en tu vida. Si una persona no logra entender en qué se diferencia un crédito de otro lo más probable es que nunca llegue a conocer la estabilidad económica. 

6. Costumbre de hacer lo que no te gusta
¿Si no lo hago yo entonces quién lo hará?. Los psicólogos afirman que las personas cuyos empleos no les satisfacen están potencialmente programados para la pobreza y lo que podríamos llamar "mala suerte". La razón está en los sentimientos que se despiertan en la persona al tener que ocuparse de asuntos que no le gustan. Para desterrar esa costumbre es necesario hacer no lo que alguien más necesita, sino lo que más nos produzca satisfacción. Sólo en ese caso es posible ver resultados "milagrosos". Ya dicen por ahí, si vas a ser zapatero, debes ser el mejor; y con razón, si te gusta lo más probable es que acabes teniendo una zapatería. 

7. Costumbre de no tener una buena relación con las personas de tu familia.
Aunque podría parecer que tener malas relaciones con los miembros de tu familia no es algo tan grave en realidad eso genera una especie de "tabú" mental y un malestar que podría llegar a convertirse en odio. El odio se convierte en amargura y la amargura en pobreza mental, que a su vez no permite ningún tipo de cambio ni perdón.














sábado, 8 de abril de 2017

LLORAR


¿Cuántos no tenemos la creencia de que llorar es igual a debilidad? Inclusive cuando algo nos lastima, muchos optamos por escondernos para sacar esas lágrimas que nos ahogan, sólo porque no deseamos que los demás nos condenen como alguien falto de carácter. Llorar es un acto normal y natural, estás demostrándote y demostrando a los demás que eres un ser capaz de mostrarse vulnerable y un ser lleno de sentimientos.

Además, cuando lloras frente a alguien estás demostrando no sólo el amor que le tienes sino también la confianza que has depositado en esa persona. Lo triste es cuando se llora frente a alguien que aparte de provocar tu llanto, en realidad no merece ni una sola lágrima derramada.

Estamos seguros de que lo que no sabes es que llorar es una de las mejores cosas que puedes hacer por tu salud, ¿por qué? la razón es que el llanto permite que tu cuerpo se desintoxique de todo el estrés que acumulas por diversas situaciones, además, increíblemente previene de enfermedades inducidas por el mismo motivo. ¿Fantástico, no?
El Dr. William H. Frey, neurocientífico e investigador de lágrimas, nos comparte este hermoso texto, juzga por ti mismo cuanto tiene de cierto:
 “El llanto es no sólo una respuesta humana a la tristeza y la frustración, sino que también es una respuesta sana. El llanto es una forma natural de reducir el estrés emocional que no se controla y tiene efectos negativos en el cuerpo, incluyendo el aumento del riesgo de enfermedades cardiovasculares y otros tipos de trastornos relacionados con el estrés”.

El llanto resulta ser una de las mejores formas para desahogarse y hacer frente a las situaciones más difíciles que nos pone la vida, no significa debilidad y a continuación te diremos 4 razones por las que llorar significa que eres mentalmente fuerte:

Enfrenta el estrés emocional.

Llorar significa permitirte sentir más allá de lo que los demás ven a simple vista. Además, cuando lloras también reflexionas el momento o situación que estas atravesando y te permites buscar soluciones, entender situaciones, sacar tu coraje y pensar en lo que es mejor y más conveniente para ti. Es una manera de liberarte de todo lo que lastima y aunque no lo creas es una manera de conocerte mejor interiormente. En resumidas palabras, es una terapia personal que te ayuda a entender todo aquello que está mal y te da la oportunidad de replantear la situación para la mejor solución.

Ayuda a otros a sentirse cómodos siendo vulnerables contigo.

Cuando lloramos frente a alguien estamos demostrando lo importante y valiosa que es esa persona para nosotros, pues creo que no lo haríamos de alguien que sabemos perfectamente nos juzgará o criticará. Además ser vulnerable nunca será malo, al contrario, te muestra como alguien sensible capaz de mostrar sus emociones. Llorar frente a alguien te mostrará si esa persona siente empatía por ti, pues cuando alguien te quiere y aprecia de verdad, logra sentir lo mismo que tú y se dispone a ayudarte con aquello que te hace sentir mal. Recuerda que todos necesitamos llorar de vez en cuando, no tengas miedo a mostrarte vulnerable con tus seres queridos,  quien te quiere de verdad jamás te hará sentir mal por ello.

Libera la emoción necesaria.

Llorar sinónimo de soltar, pues al liberar lágrimas también estas deshaciéndote de sentimientos que no te hacen ningún bien y que de seguir cargando con ellos te será imposible poder avanzar. Todo lo negativo que tengas en tu mente e interior serán liberados junto con tus lágrimas y créeme, sentirás un gran alivio. Como ya lo hemos mencionado, es una terapia personal de ti para ti. Recurrir a ella de vez en cuando te permitirá ser feliz, ¡inténtalo!

Excelente para tu salud mental y física.

¿Por qué? simple y sencillamente porque las lágrimas liberan ciertas hormonas que permiten que tu cuerpo se sienta realmente bien, ya que reduce los niveles de manganeso, que son los responsables del estrés y la ansiedad si se acumula demasiado. Así que permítete el ser vulnerable, pues no sólo estás limpiando tu alma y estás superando aquello que te lastima, sino también estas ayudando a tu cuerpo a desintoxicarse.
Así que ya lo sabes, llorar no es sinónimo de debilidad, permítete expresar con libertad tus sentimientos y emociones, habrá quienes lo entiendan y te hagan sentir su apoyo, otros simplemente se limitarán a juzgar y criticar, entonces es tu turno decidir quién vale la pena tener cerca y a quien definitivamente debes alejar.



Fuente: http://www.porquenosemeocurrio.com/2016/09/las-personas-que-lloran-mucho-tienen.html